Blog

Cómo viajar al futuro y no morir en el intento

19/09/2017

La máquina del tiempo (2002)

Todos hemos soñado alguna vez con poder construir nuestra propia máquina del tiempo para cambiar hechos pasados y poder enfrentarnos frente a frente a nuestro “yo” del futuro. El largometraje “La máquina del tiempo” nos acerca a un argumento lleno de fantasía y ciencia ficción en el que los viajes en el tiempo marcan el destino de la humanidad. Pero, ¿cuáles son las diferencias con PITIA?, ¿hay cabida para la existencia de futuros paralelos?.

SINOPSIS

El científico e inventor Alexander Hartdegen pretende demostrar que los viajes a través del tiempo son posibles. Una tragedia personal que lo ha sumido en la desesperación explica su deseo de volver al pasado. Pero la máquina de su invención, en contra de sus deseos, lo lleva al futuro, concretamente a 800.000 años después, donde descubre que la humanidad se ha dividido en dos bandos: los perseguidores y los perseguidos. (FILMAFFINITY)

ANÁLISIS SI NO HAS VISTO LA PELÍCULA

Es una película entretenida, fácil de ver y entender, pero lejos de las películas que te dejan pensando. Su base científica es mínima, pero si hacemos el pequeño esfuerzo de fe para creer que el protagonista en 1899 pueda crear una máquina del tiempo, se puede aprovechar para disfrutar de las consecuencias de ello. En la película no se explican razones ni bases para poderlo conseguir, eso hace que la credibilidad sea pequeña.

Eso sí, es un film ideal para comenzar a introducirse en el mundo de las películas de viajes en el tiempo, gracias a su fácil entendimiento y a que resulta entretenida, puede conseguir captar los conceptos básicos de las consecuencias de estos viajes para después adentrarse en películas más complejas y elaboradas.

ANÁLISIS UNA VEZ VISTA LA PELÍCULA

Análisis Bower:

Interesante análisis y explicación paso a paso de la película realizado por Bower to the Future:

Análisis Científico:
La película nos deja a los más científicos sin ninguna razón teórica para pensar que se pueda llegar a conseguir, y eso nos hace perder ese interés por intentar desentrañar lo que nos va contando. Realmente no estamos ante un film que intente defender ninguna teoría, sino de un entretenido cuento que nos hace pensar e imaginar lo que ocurriría en caso de disponer de un artefacto que nos permitiese viajar en el tiempo.

El argumento consiste en que un inventor, debido a la muerte de su amada, crea una máquina del tiempo para ir al pasado y evitar su muerte. Cuando crea dicha máquina en los 4 años siguientes, se desplaza a ese pasado e intenta cambiarlo. Al hacerlo consigue que su novia no muera por la misma causa, pero vuelve a morir por otro accidente distinto. Aquí el guionista nos quiere decir que no se puede evitar esa muerte, ya que si existe esa máquina es precisamente porque su amada murió, de no haberlo hecho la máquina no existiría. Así que intenta mantener la coherencia en el tiempo, y en eso se ciñe a los razonamientos científicos de paradojas como la del abuelo (No puedes ir al pasado, matar a tu abuelo, porque entonces no existirías tú). Hasta ahí pese a no coincidir con la visión del film sobre un único futuro que proviene de un único pasado, puedo ver un hilo argumental relativamente robusto.

Cuando el protagonista se da cuenta de que no podrá evitar la muerte de Emma, decide transportarse al futuro en busca de soluciones, y tras un par de intentos llega a un futuro allá por el año 800.000 en donde se encuentra un planeta y una raza humana completamente diferentes de los actuales.

Al final de su viaje se encuentra con un ser humano super avanzado que, además de controlar con su mente a todos los seres humanos supervivientes del futuro, le explica que es imposible que pueda revertir la muerte de Emma, ya que de ser así nunca hubiera construido su máquina del tiempo, con lo que ni hubiera podido ir hacia atrás ni ir hacia el futuro en el que se encuentra. También le da a entender que su propia existencia es la consecuencia de los actos pasados del hombre, y por tanto imposible de cambiar, en este caso por la explotación irresponsable de la luna que provoca su fragmentación y una terrible hecatombe tanto en la tierra como en sus seres.

La teoría que subyace en esta explicación es la basada en las consideraciones de Hawking entre otros, por la cual el viaje hacia el tiempo pasado sería imposible ya que para evitar paradojas como la del asesinato de tu abuelo, debe de existir alguna ley universal que lo impida para evitar esos bucles paradójicos. Y si se puede realizar ese viaje al pasado, esa ley o ese agente universal, se ocuparía de que no ocurriese ningún cambio que pudiera provocar un futuro distinto de aquél de donde viene el viajero.

Esta es una diferencia fundamental con Pitia, ya que en mi teoría un viajero podría venir de un futuro y cualquier cambio en el pasado provocaría que ya nunca más tomase esa rama de futuro de donde vino, sino otra rama paralela cualquiera, conviviendo en paralelo ambos futuros. En Pitia además, cualquier pequeño cambio realizado en ese pasado provocaría tomar una rama muy diferente a la original debido a las consecuencias en cascada del efecto mariposa, incluso solo el mero hecho de haber estado ahí.

Un punto curioso de la película es la capacidad del ser que se encuentra en el futuro de ejercer telekinesis. Sabiendo como sé, y habiendo experimentado la telepatía de forma indudable, cabe dentro de mi experiencia y también de las bases de la física cuántica cierta posibilidad de que tanto la telepatía como la telekinesis pudieran desarrollarse en el futuro.

Análisis filosófico:
Aunque científicamente no es sobria, la película sí que al menos provoca que nuestra mente lucubre sobre la posibilidad de que las cosas estén o no determinadas.

Personalmente he podido comprobar que el destino no está en absoluto predeterminado, por lo tanto me niego a aceptar que lo que ocurra tenga que ocurrir siendo imposible cambiarlo, pero hay que reconocer que muchas personas piensan así.

En el film se presenta al parecer tanto el pasado como el futuro como imposibles de cambiar, es decir, teoría determinista. Básicamente la máquina en este caso sirve solo para eso, para viajar, siendo el protagonista un mero espectador durante el viaje, hasta el final, nada en la cinta nos hace ver que Alexander haya podido influir en el futuro durante todo el viaje. Sin embargo, la escena final cambia el futuro a partir de ese punto cuando decide sacrificar la máquina haciéndola explotar para eliminar a los Morloc.

Lo que no queda claro es si eso significa que el futuro se puede cambiar o estaba también predestinado a hacerlo, ya que no hay ningún punto del guión en donde se puedan observar dos viajes diferentes a un mismo punto temporal, que provoquen futuros diferentes. Incluso su viaje al pasado para evitar la muerte de Emma, no provoca ningún cambio plausible en el presente (el momento en que decide construir la máquina). Cuando vuelve a su presente, las cosas no han cambiado. También se trata de un film que ensalza la importancia del amor en nuestras vidas. Es el amor el principal causante tanto de la construcción de la máquina como de la dramática decisión final.

FICHA

Título original: The Time Machine
Año: 2002
Duración: 92 min.
País: Estados Unidos
Director: Simon Wells
Guión: John Logan (Novela: H.G. Wells)
Música: Klaus Badelt
Fotografía: Donald M. McAlpine
Reparto: Guy Pearce, Samantha Mumba, Jeremy Irons, Orlando Jones, Mark Addy, Sienna Guillory, Phyllida Law, Omero Mumba
Productora: Warner Bros. Pictures / Dreamworks
Género: Ciencia ficción. Aventuras | Viajes en el tiempo. Steampunk. Remake
Premios: 2002 – Nominada al Oscar: Mejor maquillaje

VALORACIONES PITIA

Valoración General: 6
Base Científica: 2
Coherencia Argumental: 6
Motivación Filosófica: 6
Entretenimiento: 6
Dificultad Comprensión: 2

Filmaffinity
Tráiler, críticas, imágenes:
Filmaffinity

Valoración Filmaffinity: 5,1 / Votos 16.800

Carlos Ceruelo – Autor de PITIA

CRÍTICAS PELÍCULAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *