Blog

Frases célebres en Pitia: Marco Tulio Cicerón

17/08/2017

“La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos”
Marco Tulio Cicerón (106 a.C- 43 a.C)
Jurista, político y filósofo.

Extracto del capítulo 2 de PITIA. El autor aborda la pérdida y el recuerdo de los que se van.

CAPÍTULO 2: “Recordaba que lo que más le gustaba era hablar con él sobre los universos paralelos, el espacio-tiempo, la teoría del caos y el efecto mariposa. Su tío defendía que cualquier pequeño cambio puede tener una amplificación de consecuencias futuras impresionantes…”.

Existen dos grandes e irrefutables verdades sobre el ciclo de la vida; nacemos y morimos.

Tarde o temprano,  todos nos enfrentamos a la pérdida de un ser querido. Es uno de los acontecimientos más duros con los que la vida nos golpea. También nos despedimos de personajes que admiramos por lo que nos aportan, aunque no nos vincule parentesco o cercanía  alguna.

Gracias a nuestra memoria, a ése baúl que va llenándose de recuerdos, permanecen vivos en nosotros. Y los recordamos con gran dolor,  con añoranza, en algunos casos, con alegría en otros, con melancolía, o con natural resignación, cuando la pérdida sobreviene  por “ley de vida”.

Y es así como se escribe  la historia de un país,  la del mundo en general o la de nuestra propia vida en particular. Manteniendo vivo el recuerdo de los que se han ido. Para ello levantamos mausoleos a los “Grandes”, memoriales a los muertos de las implacables guerras, estatuas conmemorativas a personajes relevantes. Recordamos al político que impugnó una ley poniéndole una calle, al artista exhibiendo sus obras, al cantante escuchando sus canciones imperecederas, y al padre, al abuelo, o al amigo, teniéndole presente en nuestras conversaciones cotidianas. No debemos olvidar… nunca hay que olvidar, porque,  como cantaba Gardel en” VOLVER “ , el olvido lo destruye todo.

No somos conscientes de la evolución que se produce en nosotros .  Creemos ser los mismos de hace veinte años, pero nada más incierto. Algo de lo que somos muere cada día. Y así sucede que,  cuando los padres van haciéndose mayores,  imaginamos su ausencia y se nos representa una realidad muy dolorosa. Y aunque estén aún presentes, ya empezamos a recordar lo que un día fueron, pues la enfermedad o el cansancio de la propia vida, ha acabado con lo que guardábamos en la memoria de aquel padre o aquella madre. También pervive pues en nosotros, la memoria de los que parece que hubieran muerto estando aún vivos.

Cumplimos años y cerramos etapas de nuestra vida, y  para que el olvido no destruya  nada de lo que aprendimos de aquellos que marcharon, guardamos muy en nuestros adentros los recuerdos que nos dejaron huella, y así poder apreciar,  que todo ello es LA VIDA.                          

Otras citas:

“La vida es muerte y la muerte es vida”. (Octavio Paz)

“Después de todo, la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida”.  (Mario Benedetti)

La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; si puedes recordarme, siempre estaré contigo. (Extracto del libro “Eva Luna” de Isabel Allende)

Artículo de Mar Gutiérrez

FRASES CÉLEBRES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *